LOGO TOP

Mis Redes Sociales

BT Smart Search (copia)

NC destaca el acuerdo para prohibir la construcción de nuevas camas turísticas en suelo rústico

El grupo nacionalista de izquierdas secunda que los agricultores y ganaderos  se dediquen a la comercialización y la restauración de forma regulada

El portavoz del grupo parlamentario de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, destacó el acuerdo mayoritario alcanzado en la ponencia del Proyecto de Ley (PL) del Suelo de Canarias para prohibir la construcción de nuevas camas alojativas turísticas. El grupo nacionalista de izquierdas secundó también que los agricultores y ganaderos de las islas puedan realizar actividades de comercialización y restauración de forma regulada, sólo para los productos obtenidos en la explotación agroganadera, en el primero de los casos, y cuando la oferta culinaria principal de la segunda actividad sea de producción propia. Rodríguez hizo hincapié en que estas actividades complementarias sólo podrán ser realizadas por parte de los agricultores y ganaderos profesionales. 

La cuarta reunión de la ponencia analizó las enmiendas y artículos del PL, que van desde el 63 y hasta el 80. Una de las decisiones más relevantes, según Román Rodríguez, es la “consolidación” de la prohibición de la construcción de nuevas plazas alojativas turísticas. Un acuerdo adoptado por mayoría y que responde a las peticiones de las organizaciones agrarias, ciudadanas, ambientalistas y de los nacionalistas de izquierdas así como a los reparos planteado por otras instituciones y organismos públicos,  como el Consejo Consultivo y los Servicios Jurídicos del Ejecutivo.

El portavoz de NC explicó que, en este tipo de suelo, sólo se podrán desarrollar actividades alojativas turísticas en edificaciones preexistentes. Estas no podrán superar los 250 metros cuadrados de superficie, ni disponer de más de seis camas o tres unidades alojativas.

Los diputados nacionalistas de izquierdas secundaron además otras dos decisiones adoptadas por la ponencia, vinculada con el sector agrario y sus posibilidades para generar unas rentas complementarias. Los agricultores y los ganaderos profesionales podrán comercializar sólo los productos vegetales y animales producidos en sus explotaciones agrarias. También podrán dedicarse a la restauración cuando el fruto de su actividad ganadera o agrícola sea la base de esa oferta gastronómica. 

Para los nacionalistas de izquierdas, al autorizarse estas actividades también se avanza en el objetivo de la soberanía alimentaria al fomentar la venta y el consumo de la producción propia además de contribuir a fijar la población en estas zonas.