LOGO TOP

Mis Redes Sociales

BT Smart Search (copia)

Canarias ante una nueva etapa

Canarias afronta esta etapa de cambios políticos en el ámbito estatal con perspectivas positivas. Tras su paso por el Senado, están a punto de aprobarse definitivamente los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, en los que Canarias consolida avances e incorpora otros. Además, se han generado las condiciones y los acuerdos que deben permitir una próxima aprobación del Régimen Económico y Fiscal (REF) económico y de la reforma del Estatuto de Autonomía, incluyendo los cambios en el sistema electoral. Con relación a la financiación autonómica, aunque se retrase su aprobación, se ha producido una notable mejora en los recursos estatales hacia nuestra comunidad que nos colocan en la media estatal en financiación per cápita.

 

Con respecto a las cuentas públicas estatales para el presente año incluyen, entre otros, la bonificación del 75% al transporte de pasajeros aéreo y marítimo de Canarias con el resto de comunidades autónomas. Se suma al 75% de bonificación en los traslados interinsulares alcanzado, también por Nueva Canarias (NC), en las cuentas públicas de 2017.

 

El resto de las partidas del PGE 2018 –entre ellas las referidas a las carreteras, empleo, vivienda, ayudas al sector primario e I+D+i- van a depender de la concreción a través convenios y de las transferencias, para lo que es muy relevante la participación de los distintos ministerios del Ejecutivo del PSOE, así como de una eficaz ejecución presupuestaria del Gobierno de Canarias, para que estos recursos adicionales se gestionen y gasten adecuadamente.

 

Con relación al REF económico, es muy elevado el grado de acuerdo en la ponencia parlamentaria, por lo que cabe esperar que esté concluido antes de un mes. Su elemento esencial es la separación de los recursos tributarios específicos del REF de los que corresponden al sistema de financiación autonómica, asunto que ya figuró en los acuerdos presupuestarios para 2017.

 

Para nuestra comunidad supone disponer de muchos más recursos, posibilitando mejorar las partidas presupuestarias disponibles para la sanidad, la educación y los servicios sociales. Lo que puede contribuir a la mejora del bienestar colectivo en una tierra que presenta parámetros sociales muy negativos, con elevados niveles de pobreza y paro, así como insuficiencias en sus servicios públicos.

 

Además, hay que recordar que el REF incluye medidas que afectan a las energías renovables, con la suspensión del impuesto al sol y, por tanto, la apuesta por el impulso al autoconsumo. Otras que impactan en la factura del agua, en las inversiones en las infraestructuras, en los incentivos económicos regionales, en la renovación y formación turísticas, en las universidades, en la promoción comercial de Canarias. Así como en la lucha contra la pobreza y la exclusión social. El sector primario cuanta con acciones muy relevantes. Son significativas, asimismo, las subvenciones del cien por cien al transporte de mercancías.

 

Financiación autonómica

La referida separación de los recursos del REF de la financiación ya permite una mejor financiación del Archipiélago en los más recientes ejercicios. Con 220 millones de euros adicionales en 2017, 440 millones de euros este 2018 y más de 560 millones de euros en el próximo 2019. A los que hay que añadir, los recursos procedentes del Impuesto General por el Tráfico de Empresas IGTE), recuperados en dos fases (2010 y 2017) y que suponen en global casi 300 millones de euros anuales.

 

La revisión del modelo debió producirse en 2014 y la enorme dificultad para llegar a un acuerdo sin la incorporación de nuevos recursos, además de la crisis territorial, lo ha ido postergando. En ese sentido, Canarias no se ve tan negativamente condicionada por el retraso del nuevo modelo de financiación –que el presidente el Ejecutivo, Pedro Sánchez, ya ha anunciado que no se producirá en esta legislatura-, después de los enormes perjuicios que nos ha causado del 2009 al 2016, que nos situó casi 600 millones de euros por debajo de la media estatal.

 

Entonces la perplejidad era justificable, por el insólito apoyo de CC a un modelo que tanto nos ha castigado. El aplazamiento anunciado por el presidente Sánchez es –tras conseguirse esos recursos adicionales que se elevarán a más de 860 millones de euros en 2019- mucho mejor que una mala negociación en condiciones de extrema debilidad.

 

Respecto al Estatuto de Autonomía es también elevado el grado de acuerdo entre las distintas formaciones políticas con relación al texto que surgió del Parlamento de Canarias y que, junto a la ampliación del autogobierno, ratifica también en su articulado la separación de los recursos fiscales del REF de la financiación autonómica.

 

Su texto recoge, asimismo, el reconocimiento de la lejanía e insularidad que obliga al Estado a la adopción de políticas específicas para afrontarlas, tal y como ya ha hecho la Unión Europea (UE) con el reconocimiento como Región Ultraperiférica (RUP). Asimismo, con su aprobación Canarias podrá disolver el Parlamento y convocar elecciones anticipadas. Incorpora una carta de derechos ciudadanos sobre no discriminación, derechos y deberes en torno a la familia, los menores, las personas mayores, las personas en situación de discapacidad o dependencia y de igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

 

Sistema electoral

Así como la reforma del sistema electoral. No fue posible en Canarias pese al amplio consenso de PSOE, PP, Podemos y Nueva Canarias, que suponen 39 de los 60 escaños de nuestro Parlamento, por el bloqueo de CC. Bloqueo que ha obligado a que se plantee esa reforma en el marco de la modificación estatutaria, lo que hará que entre en vigor tras su aprobación, reduciendo la actual desproporcionalidad y disminuyendo las barreras de acceso.

 

En definitiva, con un Estatuto que sitúa a Canarias en el máximo nivel de autogobierno permitido por la Constitución, con el nuevo modelo electoral que entraría en vigor en las elecciones canarias de mayo de 2019 y con el nuevo REF económico con contenidos más sociales, como los que afectan a la lucha contra la pobreza, y la bonificación permanente del 75% de los billetes de avión y barco entre las islas y hacia otras comunidades, con los recursos adicionales que supone la desvinculación de los recursos fiscales del REF de la financiación autonómica y los procedentes del IGTE; Canarias entrará en una nueva etapa con más derechos y con un mejor trato del Estado, que habrá que seguir profundizando en el período próximo. Una etapa que exige un cambio profundo en el Gobierno canario, que debe gestionar de manera eficiente los nuevos recursos y ponerlos al servicio de la equidad y la cohesión social de esta tierra, del bienestar de su gente.

 

Román Rodríguez es portavoz parlamentario y presidente de Nueva Canarias.