LOGO TOP

Mis Redes Sociales

BT Smart Search (copia)

Programa y alianzas para cambiar Canarias

Estoy convencido de que Nueva Canarias (NC) va a ser parte imprescindible del cambio político que Canarias precisa y que se debe hacer realidad en las elecciones de mayo de 2019. Lo haremos posible conjuntamente a las otras fuerzas progresistas con presencia en el Parlamento de Canarias. Con un programa común en el que establezcamos las prioridades para modificar el estado actual de nuestra comunidad en la economía y el empleo, los servicios públicos, la democracia, el medio ambiente y las energías renovables.

 

Lo haremos, lo hemos hecho siempre, sin líneas rojas ni posiciones maximalistas que dificulten los entendimientos y terminen por frustrar las ansias de transformación social, económica y democrática de tanta gente. Poniendo fundamentalmente el acento en lo mucho que nos une, en lo mucho que habrá que hacer para superar la actual desigualdad, en la tarea pendiente para conseguir una Canarias con mayores niveles de equidad, con un modelo de desarrollo sostenible que genere riqueza y empleo de calidad.

 

Perder la extraordinaria oportunidad que se nos presenta en los comicios locales y autonómicos del próximo mes de mayo por las diferencias de matices en este u otro asunto, sería tan lamentable como absolutamente reprochable.

 

Alternativas

Nos avala una actuación parlamentaria constructiva en la que hemos presentado alternativas a los grandes y pequeños problemas de las Islas. En la que hemos defendido fortalecer la educación, la sanidad y los servicios sociales. En la que hemos enmendado las cuentas públicas de la legislatura planteando unos presupuestos más volcados en las necesidades perentorias de la gente: servicios públicos, empleo, vivienda, renta canaria de ciudadanía…

 

En la que nos hemos enfrentado con el Gobierno canario por sus permanentes concepciones desarrollistas, por su empeño en seguir poniendo por delante el cemento y marginando el talento. Así como su incapacidad para priorizar adecuadamente los recursos económicos, primando actuaciones clientelares y renunciando a potenciar, de verdad, nuestros servicios públicos, como sucedió con el Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) de Fernando Clavijo.

 

En la que hemos defendido un turismo centrado en la calidad, la diversificación de la oferta, la formación de sus trabajadores y trabajadoras, el incremento del gasto en destino y la renovación de las ciudades turísticas y la planta alojativa.

 

Una acción parlamentaria, en el ámbito de las Cortes Generales, en la que hemos arrancado al Estado notables avances que facilitan la movilidad de los canarios dentro y fuera del Archipiélago, mejoras para su sector primario y para la I+D y la anticipada eliminación en las Islas del impuesto al sol. Arrancando al Estado recursos para la lucha contra la pobreza y mejorando la financiación, con la separación de los recursos del Régimen Económico y Fiscal (REF) de los correspondientes a la financiación autonómica. Y contribuido, asimismo, a la renovación del REF y la estatutaria, a que después de más de 35 años podamos contar con un nuevo sistema electoral en las Islas.

 

Para lograr los objetivos de transformación socioeconómica hemos insistido, muchas veces en solitario, en desarrollar un modelo fiscal canario más progresivo y más justo. Haciendo que paguen los que hoy, pese a tener muchos recursos, no lo hacen, combatiendo con más medios el fraude fiscal. Incrementando la fiscalidad a los productos de lujo, a las rentas altas y al capital. Paralelamente, rebajándola a consumos básicos y rentas bajas e incorporando una tasa turística, como ya hacen muchos de los destinos consolidados del mundo.

 

Sólo así nuestra educación, nuestra sanidad y nuestra ley de la dependencia podrán tener el suficiente desarrollo para situarse a la altura de las necesidades de la ciudadanía. Sólo así, y con un sistema económico equilibrado, diversificado y sostenible; es posible corregir los abismos sociales que padece nuestra comunidad y avanzar hacia una tierra más acogedora e integradora.

 

Desarrollo sostenible

Nos avalan, también, prácticas de gobiernos locales -en distintos ayuntamientos y en el Cabildo insular de Gran Canaria- que han sido determinantes en la profunda transformación de muchos municipios, en el incremento de la participación ciudadana, en la mejora de sus infraestructuras y de sus servicios, en la consecución de mayores niveles de bienestar, en la defensa de un modelo de desarrollo sostenible, duradero en el tiempo y respetuoso con nuestro territorio y naturaleza, en la salvaguarda de nuestra identidad. Así como en la solidaridad hacia los pueblos más desfavorecidos.

 

Estamos plenamente convencidos de que nuestra actuaciones y programa sintonizan con el pensamiento de mucha gente que, desde distintas perspectivas, desde diferentes territorios, desde los más variados colectivos, consideran la necesidad de un profundo giro en los modos y maneras de hacer política en nuestra tierra. En cambiar las prioridades de las decisiones gubernamentales, en modificar la actual orientación de las cuentas públicas.

 

Generar las condiciones para un mayor crecimiento y consolidación del espacio nacionalista de izquierdas en el Archipiélago es, en mi opinión, determinante; pensando no sólo en el corto plazo sino, especialmente, en el futuro. Ese programa y esa actuación dilatada de compromiso progresista la compartimos con otras organizaciones de ámbito local o insular.

 

Pretendemos dialogar fraternalmente con ellas desde la perspectiva de aunar fuerzas para el cambio político que necesita imperiosamente nuestra nacionalidad canaria. Con el mismo espíritu abierto, unitario, de respeto a las distintas realidades. Y buscando la confluencia en un programa común transformador, profundamente social y canarista. De igual manera que, en el ámbito de las elecciones europeas, buscaremos confluencias electorales con formaciones políticas del espacio del nacionalismo progresista del Estado español.

 

Estamos ante una etapa muy interesante e ilusionante para Canarias en la que están germinando las condiciones que pueden posibilitar un profundo cambio político. Un cambio que pasa por sustituir a las actuales políticas gubernamentales que están dilapidando las oportunidades y repitiendo un modelo económico nada sostenible, agotado, sin capacidad de incidir en la mejora de los parámetros socioeconómicos que nos distancian cada vez más de España y de Europa. Hay que sustituir sus modos de hacer política, sus prioridades y su falta de implicación en los problemas de una Canarias desequilibrada y con enormes, e intolerables, desigualdades.

 

Román Rodríguez es portavoz parlamentario y presidente de Nueva Canarias.