LOGO TOP

Mis Redes Sociales

BT Smart Search (copia)

Rivero y el Paro

Una vez más, al acercarse las elecciones, ATI-CC y Rivero sacan a pasear el estandarte del control de la población y el “trabajo para los canarios” como guiño populista frente al fracaso de su gestión en la política de empleo. En un claro desprecio a la inteligencia de la ciudadanía, remiten siempre que hay problemas a lo mismo: la culpa de lo que va mal o es del Gobierno de Madrid o es de los inmigrantes. Lo que va bien “es mérito mío”. En este caso para explicar el catastrófico incremento del paro ha vuelto a hablarnos del incremento poblacional de Canarias en años pasados. La realidad es que ese aumento poblacional se produjo debido a la enorme fase expansiva de nuestra economía entre 1993 y 2007. Pero esta fase expansiva también absorbió la gran tasa de paro existente. Así, si en 1993 la tasa de paro era del 28% a mitad del 2007 estaba en el 10%.


Es a partir del año 2007, como consecuencia de la crisis, cuando se dispara la tasa de paro pasando del 11% en diciembre de 2007 al 29% en diciembre de 2010. Y en ese periodo no se puede buscar ninguna responsabilidad en el crecimiento poblacional porque el triste balance de esta legislatura es que existen 201.600 parados más mientras que la población activa sólo ha aumentado en 61.300 personas en los tres últimos años.

Sin duda la principal razón es la crisis económica -no el crecimiento de la población como vuelve a aventar Rivero - pero también el fracaso de la política de empleo del Gobierno canario, que no lo olvidemos tiene las competencias en este área y mueve un importante presupuesto para políticas activas de empleo. Porque ¿qué ha hecho el Gobierno? Ha elaborado unos Presupuestos, que es donde se plasma la política económica y de empleo, desde 2008 hasta el de 2011, donde disminuye la inversión pública en contra de lo aconsejable en un ciclo recesivo como el que sufrimos. Y, además, elimina los planes sectoriales de inversión conjuntos con Cabildos y ayuntamientos que generaban sinergias inversoras y que estaban adaptados a las necesidades de los distintos territorios.

Además, ha suscrito, con gran propaganda, en junio de 2009, un Pacto Social por la Economía y el Empleo, carente de medidas concretas para dinamizar la economía, frenar el paro y proteger a los sectores más vulnerables, que no ha tenido ninguna concreción, entre otras cosas, por carecer de ficha financiera, como han denunciado las propias organizaciones sindicales y empresariales signatarias. Así como anunciado cada cierto tiempo, con enorme amplificación mediática, medidas que nunca se aplican. En septiembre de 2009 fue el anuncio de los 10.000 empleos que iban a generar con la subida del impuesto sobre el tabaco rubio. En enero de 2010 la ocurrencia del presidente Paulino Rivero de crear otros 80.000 puestos de trabajo hasta mayo de 2011. Y ahora vuelve a insistir en que se generarán 80.000 empleos de enero a junio.

Más desempleo

 


Esta última disparatada previsión la realizó Rivero pocas horas antes de que se dieran a conocer los datos de paro registrado de febrero, mes en el que se incrementó en 2.865 el número de personas en desempleo en Canarias, alcanzando las 261.176. Y en el que continuó destruyéndose más empleo neto, al contabilizarse 784 afiliados menos a la Seguridad Social. Esto supone que en los dos primeros meses de 2011, y pese al notable incremento en la llegada de turistas en ese período, el paro registrado se incrementó en 6.556 personas y se han perdido nada menos que 8.737 afiliados a la Seguridad Social, dejando el número de inscritos en 681.335; muy lejos de los 806.196 de diciembre de 2007, cuando se alcanzó el máximo histórico de afiliados a la Seguridad Social.

Porque al margen de las fantasías propagandísticas del Gobierno de ATI-CC y de Rivero la evolución del empleo es catastrófica. Continuamos a la cabeza del paro, con 29,0%, 8,7 puntos más que la media estatal, con 314.400 desempleados, según datos de la EPA correspondientes al cuarto trimestre de 2010. Con el agravante de que también nos encontramos a la cabeza en el porcentaje de hogares con todos sus activos en paro, un 16,1%, frente a la media española que es del 10,3%. Además, el 48,9% de los parados canarios son de larga duración, es decir, llevan más de un año sin empleo. Más allá de los fuegos de artificio a los que nos tienen acostumbrados, la realidad en estos casi cuatro años de gestión del Gobierno canario es que el paro se ha incrementado en 201.600 personas (dato de la EPA) y se han destruido 124.861 empleos netos (medido como pérdida de afiliados a la Seguridad Social). En el año 2010 se han generado 20.600 parados más y se han perdido 11.771 empleos netos.

Con estos datos constituye una irresponsable demagogia las declaraciones de Rivero. El presidente canario, sin sonrojarse, se atreve a decir que están cumpliendo sus promesas de crear 80.000 empleos y, ya puesto, asevera que “en 2010 ya se produjeron 40.000 contrataciones, 35.000 de ellas de forma directa pon los acuerdos del Gobierno canario con las corporaciones locales  y con la empresa pública Gesplan y el resto a través de los beneficios a los que se han acogido los empresarios por las medidas impulsadas por el Ejecutivo regional. Podemos llegar antes de junio a los 80.000 empleos”.

Confundiendo


O no sabe lo que dice, grave en su cargo,  o intenta engañar a la ciudadanía con esa acrobacia circense de la supuesta generación de decenas de miles de puestos de trabajo y el paralelo y constatable aumento del número de desempleados en cualquiera de sus fórmulas, sea paro registrado o sea EPA. Da la impresión de que Rivero engaña a sabiendas confundiendo contratos con empleos. Las contrataciones con las corporaciones locales y con Gesplan son contrataciones temporales, no empleos estables, y que se producen habitualmente. Duran tres o seis meses o lo máximo hasta un año, pero luego desaparecen o son sustituidos por nuevos contratos (firmados cada año por el Servicio Canario de Empleo con corporaciones locales) que Rivero los vuelve a contabilizar. Además, junto a las contrataciones que se hacen finalizan otras tantas.

La demostración más clara de la falsedad de las cifras que ofrece Rivero se alcanza analizando los datos de febrero, mes en el que se firmaron en Canarias 40.725 contratos según el SCE. ¿Quiere decir esto que en febrero se crearon 40.725 empleos? Con esa proporción, si siguiéramos la falsa argumentación de Rivero y de ATI-CC, en todo el año se generarían medio millón de puestos de trabajo, acabando de un plumazo con la lacra del desempleo. A Rivero habría que exigirle un poco de seriedad y de respeto a la dignidad del cargo que ostenta para no decir simplezas de semejante calado. La única forma seria existente de medir el empleo neto en la economía regular son los afiliados a la Seguridad Social (que incluye asalariados y autónomos) y las cifras expuestas más arriba son claras y contundentes, demostrando que seguimos perdiendo empleo.

Todo apunta a que el único plan de este Gobierno consiste en negar la realidad e inventarse la creación de decenas de miles de puestos de trabajo. Una ficción propagandística que no alivia la grave situación que padecen más de 300.000 hombres y mujeres de esta tierra. Esperemos que la dinámica económica, especialmente el crecimiento turístico gracias a la mejora en países como Alemania o la crisis política en Túnez o Egipto, logre contener esa cifra, como señala la ley de presupuestos de Canarias para 2011 o las previsiones de la CEOE, evitando más destrucción de empleo. Porque la influencia de la acción del Gobierno en la creación de empleo es, lamentablemente, nula.

Román Rodríguez es presidente de Nueva Canarias.